Empresarios demandan al Gobierno que considere la anulación del doble aguinaldo

Empresarios demandan al Gobierno que considere la anulación del doble aguinaldo

PAGINA SIETE.- La Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB) demandó al Gobierno que considere la anulación del pago del doble aguinaldo ante la inviabilidad del pago de ese beneficio.

"Exigimos al Gobierno Nacional la inmediata revisión de la medida en cuanto a sus alcances, afectaciones y perjuicios, y que se considere su ajuste o eliminación, en tanto no se garantice que el crecimiento de la economía sea equitativo y sostenible tanto para las medianas y pequeñas empresas, así como para todos los departamentos del país" señala la entidad en un comunicado.


También indica que "debido a la gravedad de esta medida, convocaremos al Consejo Directivo de la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia, para analizar y tomar una decisión conjunta sobre la respuesta a la convocatoria del gobierno".


El presidente Evo Morales anunció esta mañana que este año se pagará el doble aguinaldo porque la economía boliviana creció en un 4,61%. También dijo que se convocará a la CEPB para escuchar sus preocupaciones sobre el pago de ese beneficio.
El crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de Bolivia, según dijo Morales, fue de 4,61% entre julio de 2017 y junio de 2018, lo que confirma el pago del segundo aguinaldo para este año.

Los empresarios indican que "desde que el Gobierno acordó con la COB el pago del segundo aguinaldo -sin tener las cifras que lo sustenten-, los sectores empresariales de todo el país hemos advertido por todos los medios, que esta medida iba a tener efectos devastadores sobre la economía de seis departamentos, de la totalidad de las mypes y de una gran parte de las empresas afiliadas a las cámaras nacionales y departamentales".


Señalan que las federaciones departamentales de empresarios de Tarija, Oruro, Chuquisaca, Pando y Potosí; ocho de las nueve cámaras de industria, todas las dirigencias de las pequeñas y medianas empresas; los sectores de la construcción, agrícola, productores avícolas, pecuarios, ganaderos; sector maderero, empresas comerciales, transporte, gastronomía, colegios privados e incluso organizaciones sin fines de lucro e instituciones públicas del ámbito local, han expresado claramente que no están en posibilidades de pagar este beneficio, creado en medio de la bonanza, y sostenido sin medir qué efectos puede tener en un proceso de desaceleración como el actual.


"Sin embargo, pese a ello, no se ha logrado ninguna reacción positiva del gobierno y aún más, han sido respondidas con exabruptos, medias verdades y generalidades, como la versión que todas las empresas han tenido elevadas utilidades, que los privados no quieren compartir sus ganancias o que el doble aguinaldo retorna a los empresarios. Ninguno de estos argumentos resiste el menor análisis serio e imparcial" señala el comunicado.