Departamento legal ofrece apoyo para denunciar a profes acosadores

Departamento legal ofrece apoyo para denunciar a profes acosadores

EL DEBER.- Para el jefe del departamento legal de la Universidad Autónoma Gabriel René Moreno, Freddy Pérez, no hay dudas de que el acoso sexual y sicológico de parte de algunos docentes a estudiantes es una realidad que sucede con frecuencia en los predios universitarios, por lo que la autoridad puso su despacho a disposición del estudiantado para orientar y apoyar las denuncias respaldadas con evidencias firmes.

El reglamento de justicia universitaria señala que la persona afectada tiene que apersonarse ante el Tribunal de Justicia, pero previamente debe acudir ante el consejo facultativo de su facultad que en primera instancia tiene que discernir sobre el caso y ver si corresponde aplicar alguna sanción al docente acusado.

“Es algo muy grave, porque el acoso sexual se está pasando a hechos penales, a abuso deshonesto, a violencia sicológica. A los docentes hay que encargarles que tomen muy en cuenta que hay nuevas normas que regulan la actitud de las personas en relación con las mujeres. El departamento legal de la Uagrm solo puede pasar algunas notas a las facultades por medio del rector para que consideren algunos nombres (de presuntos acosadores) que ya se han mencionado en la protesta que han realizado las estudiantes de la facultad de Humanidades”, dijo Pérez.

Cuando Pérez habla de que del acoso sexual se han pasado a hechos penales, se refiere a un caso ocurrido hace poco más de una semana en la universidad, donde se sabe que un docente que tenía fama de acosador interceptó en el ascensor a una estudiante, la besó por la fuerza e incluso presuntamente intentó algo más obsceno todavía.

Ese hecho fue puesto en conocimiento de la decanatura para el proceso correspondiente, pero quedó pendiente porque el profesor renunció a la U. Para Freddy Pérez, dicho caso debe ser llevado a la justicia ordinaria.

Procesos disciplinarios

La Uagrm cuenta desde septiembre con su Tribunal de Justicia Universitaria completo. El tribunal de primera instancia está a cargo del abogado Raúl Roca y el de apelaciones lo dirige el exfiscal Germán Quezada. Las actuaciones de ambos despachos pueden ser impugnadas ante el ICU, el máximo tribunal de la universidad.

Quezada manifestó que en la actualidad se están sustanciando varios procesos disciplinarios a autoridades universitarias y aseguró que no se ha recibido ninguna por acoso sexual.

Raquel Hurtado Silva, integrante del movimiento Trapitos al sol, señaló que no denunciarán ningún caso en concreto. Pretenden que las autoridades creen políticas contra el acoso y un reglamento específico. Mientras tanto, el grupo se abocará a realizar un diagnóstico con base científica para demostrar el acoso en la U estatal.

DOCENTE JENNY AMPUERO: “EL 86% DE LOS ESTUDIANTES CONOCE POR LO MENOS UN CASO DE ACOSO EN LA UNIVERSIDAD”
 

El tema del acoso de parte de algunos docentes es un hecho que se ha naturalizado y que ha existido ‘desde siempre’ en la Universidad Autónoma Gabriel René Moreno, manifestó la docente Jenny Ampuero, que trabaja hace varios años en la casa de estudios superiores más grande del país.

Ampuero indicó que entre marzo y abril del año pasado ella dirigió a un grupo de estudiantes de la carrera de Sociología en una investigación sobre acoso en la facultad de Humanidades.

Las unidades de análisis fueron: docentes, administrativos y estudiantes de las siete carreras de la facultad (Sociología, Comunicación, Filología, Sicología, Turismo, Formación deportiva y Educación.

El estudio estableció que un 86% de los alumnos conoce por lo menos un caso de acoso en la universidad y que la mayoría ignora las normas sobre el tema; algunos afirmaron que existen niveles de acoso y que las mujeres hacen drama por todo y que ya no se puede ni piropear; para los varones el acoso es un delito menor.

“Le voy a decir algo muy triste. El acoso es un hecho naturalizado, es un tema que repetidamente lo vemos todos los semestres. No podría decir cuando empezó, pero, que yo sepa, desde siempre hubo acoso acá”, lamentó Ampuero.